Por Qué Soy Wedding Planner…

8

Antes de contarles porque decidí ser wedding planner tengo que contarles un poco de mí. Tengo 31 años, una especialización en Negocios Internacionales y trabajo en el mundo de las finanzas (si, en un Banco de esos multinacionales grandísimos)  Dicho esto, vamos al grano: la experiencia de nuestra boda.

Contrario al 99,99% de las mujeres yo no crecí con la ilusión del día de mi boda, ni siquiera me veía vestida de blanco, (no era mi sueño), yo lo que quería era vestirme de negro muchas veces, si, de negro: ponerme toga de graduación muchas veces, estudiar un mundo y tener una colección de títulos. Todo esto cambió 360° cuando conocí a Daniel, quien es hoy en día mi esposo: mi perspectiva se volcó de una acera a la otra en cuestión de semanas, pues a la vuelta de tres meses de conocernos yo ya tenía anillo en mano y fecha de boda.

Nos fue muy fácil planificar todo gracias a nuestras profesiones, tanto que, siempre digo que “gerenciamos la boda”, fue un proyecto con un presupuesto establecido, fechas de pagos a proveedores, citas organizadas, calendario de avances, etc. Mención honorifica a mi esposo quien se metió de lleno conmigo en todo, por eso soy “partidaria de los novios involucrados en su boda”.

Ciertamente y sin caer en clichés, ese día lo recuerdo como el más feliz que he vivido hasta ahora, no dormí muy bien la noche antes a decir verdad, solo por el hecho de que nos casábamos a las 11:00 de la mañana y yo debía estar despierta desde las 4:00 am, pero en general estuve bastante calmada durante todo el proceso de mi preparación.

El día amaneció perfecto con un sol radiante y sin una nube, el cielo tenía un azul perfecto para mis fotos, yo ya estaba lista para peinarme, esperando, esperando y la estilista… nunca llegó. Con tranquilidad mi maquillador consiguió a alguien y pudimos resolverlo, así que todo seguía sobre ruedas.

Wedding PlannerLa boda fue muy sencilla tal y como la queríamos, sin grandes cantidades de gente, solo con nuestra familia y amigos más cercanos. Al llegar a la iglesia sentí una emoción tan inmensa  que no podía ni moverme, me paralicé por completo, pero mi hermano estuvo allí para darme su mano y con eso fue suficiente. Entré a la iglesia del brazo de mi padre con la felicidad más grande que he sentido en mi vida, el camino al altar se me hizo corto, cuando en realidad es bastante grande, apenas vi a Daniel sentí una paz interior que no puedo describir con palabras, sonaba en mi cabeza una canción que es especial para nosotros una y otra vez.

La ceremonia fue preciosa, nos casó el párroco de la iglesia, quien nos conoce bien, hubo momentos  muy emotivos como cuando cantaron el Ave María, de hecho hubo una que otra lagrima por allí, no lo puedo negar. Al salir de la iglesia todas mis amigas nos cubrieron de pétalos de rosa: los dos estábamos desbordados de felicidad y se nos notaba tanto que al darnos la felicitación, aquello era un festín de abrazos interminables, besos y  lágrimas; Sentimos un cariño enorme de parte de nuestros allegados. Después nos fuimos a la recepción: nos divertimos muchísimo, todos bailamos, comimos y compartimos de lo lindo.

Al final de la tarde, ya cuando estábamos los dos solos, aun cuando nos sentíamos agotados pero muy felices, no pudimos esperar y empezamos  a leer las tarjetas una a una, al igual que el libro de firmas. Fue muy emocionante ver los mensajes de cariño y buenos deseos que nos dejaron. Hicimos un recuento del día y concluimos en que todo quedó tal como lo quisimos,  la boda no pudo habernos salido mejor: nuestro amor se selló ante Dios y lo pudimos compartir y celebrar con las personas más especiales para nosotros, ¿qué más podíamos pedir?

sLRl6OC8r5b3w16_sUGWgQyGWQ9WUL4AB62VRjHeHhI

Ciertamente mi boda fue una montaña rusa de emociones que no cambiaría por nada en el mundo, una experiencia única, que sí, ahora digo con toda propiedad: toda mujer merece vivir, y más aún recordarlo con la mayor felicidad posible, por eso soy Wedding Planner.

Share.

About Author

Venezolana, especialista en Negocios Internacionales, felizmente casada y apasionada del mundo de las bodas. Es feliz ayudando a las parejas a realizar la boda de sus sueños. Wedding Planner ❤